¿Cómo gestionar los pensamientos negativos?




¿Cómo podemos calmar nuestra mente cuando los pensamientos negativos nos acosan?

A veces esta situación puede prolongarse durante días o semanas haciendo que perdamos la confianza y la claridad sobre el trabajo personal que estamos haciendo.

En este punto es crucial comprender un hecho sobre la naturaleza de estos pensamientos que ocupan nuestra atención: se trata de una parte de nuestra mente que está directamente conectada con nuestras emociones bloqueadas, y siempre aparecen cuando estas emociones comienzan a aflorar.

A menudo la impaciencia puede impulsarnos a tratar de resolver esta situación al nivel en el que la estamos detectando, es decir, al nivel de la mente o de los pensamientos. Esto es bastante difícil de hacer y a menudo sólo da resultados fugaces. La mente es capaz de generar pensamientos negativos a más velocidad de la que somos capaces de eliminarlos.
Entonces la clave está en abordar el problema desde un nivel más profundo. Este es el nivel emocional. Trabajando a ese nivel podemos conseguir resultados duraderos al nivel de la mente o los pensamientos.

¿Cómo hacer este trabajo?: Cuando los pensamientos negativos aparecen sabemos que hay una emoción bloqueada que está aflorando. Podemos con nuestra atención detectar cuál es esta emoción y dónde se está manifestando en nuestro cuerpo físico. Este sería el primer paso: localizar y nombrar la emoción o emociones negativas que estamos sintiendo. ¿Es miedo, enfado o tristeza?¿O es una combinación de varias emociones? ¿Cuál es la emoción negativa predominante?¿Dónde se encuentra: en la cabeza, en la garganta, en el corazón, en el plexo solar o en el abdomen? ¿O tal vez en varios lugares? ¿En qué lugar se manifiesta con mayor intensidad? ¿Puedes definir el área que ocupa esta emoción?

Una vez que hemos podido identificar cuál es la emoción y dónde se encuentra el trabajo consiste en acompañarla, o  permanecer atentos y conscientes de esta emoción, sin analizar ni tratar de eliminarla. A veces puede ayudar visualizar que estamos abrazando físicamente esta emoción como si se tratara de un niño o una niña que llora hasta que sintamos que el niño o la niña están tranquilos. ¿Puedes permanecer simplemente abrazando tu emoción, sin preocuparte de nada más? Observa cómo te sientes después de hacer esto durante unos minutos. 

Si procedemos de esa forma durante el tiempo suficiente, que a veces pueden ser diez o quince minutos, notaremos que la emoción se transforma o se calma por completo. Observaremos también que los pensamientos negativos asociados a esta emoción se han calmado o han desaparecido completamente.

A veces los pensamientos negativos vuelven a aparecer. Esto significa que aún se está dando un proceso de limpieza emocional a un nivel más profundo. Quizá necesitemos dedicar más tiempo a estas emociones hasta que esté completamente en calma.

En Renacimiento se emplean la respiración circular, prácticas de purificación con los elementos naturales y otras herramientas que permiten liberar estas capas de emociones negativas procedentes de memorias traumáticas de manera sencilla y eficaz. Aprender a utilizarlas por uno mismo solamente requiere algo de entrenamiento y práctica personal.
Cuando vivimos un proceso de crisis personal por alguna situación que se está dando en nuestra vida es frecuente que capas profundas de memorias traumáticas de la gestación, el nacimiento y la primera infancia, afloren a nuestra conciencia. Esto puede generar malestar e incomodidad física y emocional, y también actividad mental intensa con muchos pensamientos negativos. Este proceso es en realidad una forma en la cual nuestra mente y nuestro cuerpo pueden sanar traumas profundos, pero también es un proceso que puede ser doloroso y generar confusión en nuestra mente.

Es muy útil contar con el apoyo adecuado en esos momentos para evitar sufrimiento innecesario y para pasar esta fase de forma  rápida y suave. Las herramientas que se emplean en Rebirthing permiten acceder fácilmente a estas memorias y liberarlas de manera fácil y natural. La persona, al mismo tiempo que desarrolla este proceso en un contexto seguro y agradable, aprende a manejar estas memorias por sí misma y va adquiriendo destreza y autonomía en el manejo de su propio proceso, lo cual le permite ser muy independiente y gestionar las situaciones incómodas que se presentan de forma rápida y eficaz.

Tratar estos procesos con las herramientas adecuadas puede ahorrarnos semanas y a veces meses de malestar y desorden en nuestras vidas, y nos permite empezar a atraer mucho antes las circunstancias deseables en nuestra vida. Además, nos permite comprender cómo funciona nuestra mente y aprender a gestionar sus aspectos negativos para conseguir paz, equilibrio y claridad en nuestra vida.