Rebirthing y Creatividad



Uno de los beneficios más importantes que nos aporta el rebirthing es el desarrollo de nuestro potencial creativo en todas sus posibles expresiones, una de las cuales es el arte.
Existen diversas formas de bloqueo en la expresión de la creatividad artística, todas ellas tienen que ver con nuestros pensamientos, nuestra respiración y nuestra energía. Por eso el rebirthing puede ser una herramienta muy importante para la creación artística.
A menudo un creador recurre al arte como una forma de terapia personal, utiliza sus propios conflictos internos para crear una obra o una forma de expresión artística, y si hace esto de forma consciente, como trabajo de autoconocimiento o autosanación, puede ayudar también a otras personas a conocerse y a sanarse a través de su obra.
Sin embargo, cuando estos conflictos internos se sanan definitivamente, nuestra conexión con la fuente interior de creatividad es mucho más potente y esto nos permite superar muchos limites en nuestra capacidad de expresión y comunicación a todos los niveles. Una verdadera conexión con nuestra fuente interior creativa es importante para un artista y para cualquier persona, pues es desde ahí desde donde nace nuestro verdadero camino en el mundo, no importa qué oficio o profesión ejerzamos o a qué dediquemos nuestro tiempo.
Para tener una conexión limpia con este origen de la creatividad necesitamos desbloquear memorias que desde nuestro nacimiento e incluso antes, han hecho que nuestra mente y nuestro cuerpo generen un sistema de protección que nos impide expresarnos verdaderamente tal como somos.
El rebirthing nos permite acceder al núcleo mismo de estas memorias, transformándolas y liberándolas a través de la respiración y el pensamiento creativo, y nos permite recuperar paso a paso parcelas de nuestra creatividad y conectarnos cada vez más fácilmente con ella.
Esta fuente de la creatividad es lo que muchas personas llaman energía. Cuando conectamos con la energía todo sucede de manera natural, fácil y agradable, todo lo que hacemos nos hace sentir vivos y felices y podemos reconocernos íntimamente en aquello que hacemos, ya sea criar a nuestros hijos o componer un concierto. Cuando conectamos con la energía es cuando fluimos con la vida.
Nuestra conexión con la energía, vida o fuente de creatividad interior sucede a través de los llamados centros energéticos, o en la tradición hindú chakras.  Estos centros energéticos o ruedas de energía son vórtices  que giran y regulan el flujo de energía dentro de nuestro cuerpo, permitiendo que la energía vital, prana en la tradición hindú, o chi en la medicina china, entre y salga de nuestro organismo físico. Estos vórtices coinciden con los principales plexos del sistema nervioso central.  Cada uno de estos vórtices, centros o ruedas de energía está relacionado con diversas funciones o aspectos de nuestra vida, desde la supervivencia física hasta las más desarrolladas habilidades de abstracción y comunicación con el universo, así como con las funciones del organismo que regulan los plexos nerviosos correspondientes. Cada uno de ellos está relacionado también con una glándula y su función hormonal.
Cuando vivimos una experiencia traumática, es decir, una experiencia que no hemos podido llegar a comprender y procesar, esta experiencia crea una huella en alguno o en varios de nuestros centros de energía, así como una idea o un pensamiento limitante o negativo acerca de nosotros mismos. Por ejemplo, en rebirthing, vemos que muchos nacimientos traumáticos crean en el bebé grandes bloqueos en diversos centros y pensamientos negativos como: “no soy bien recibido”, “no soy amado”, “soy malo”, “soy culpable”, “la gente me hace daño”, y otros muchos.
Esta memoria traumática afecta a nuestro pensamiento, a nuestra respiración y a nuestros centros de energía. En último término este bloqueo afecta a nuestra conexión directa con la energía, es decir, a nuestra capacidad de fluir y expresarnos libremente tal como somos y sentimos.
A través de la respiración y el pensamiento creativo podemos liberar estas memorias, consiguiendo que nuestros centros de energía vuelvan a girar de manera natural y transformando las ideas negativas o de escasez que hemos ido creando sobre nosotros mismos. Cuando nuestros centros de energía están limpios y giran de manera natural nuestra conexión natural con la energía hace que nos sintamos vivos y llenos de inspiración. Podemos utilizar toda esta energía para crear a través del arte o para otras cosas que nuestra propia intuición y conexión nos inviten a hacer. Así, nuestra conexión con la energía nos permite acceder a la fuente de creatividad e inspiración interior, y nuestro pensamiento nos ayuda a generar las formas necesarias para expresar esa creatividad de la forma más bella y equilibrada. 
Nuestra creatividad, debido a los traumas y memorias almacenados en el cuerpo y en el inconsciente, puede verse afectada de maneras diferentes dependiendo de a qué nivel se encuentren bloqueados nuestros centros de energía y qué tipo de pensamientos y creencias negativas hayamos desarrollado sobre nosotros mismos y sobre lo que hacemos. Algunas personas pueden sentir que no son suficientemente buenos artistas, que carecen del talento o de las habilidades necesarias. Otras personas tal vez confían en su talento innato pero tienen dificultad para creer que los demás puedan apreciarlo, comprenderlo o disfrutarlo. Otros creadores quizá tienen problemas a la hora de materializar sus ideas. Otros en el “área comercial” de su trabajo. Todos estos obstáculos tienen que ver con memorias traumáticas, con nuestros centros de energía y con nuestro pensamiento.
A medida que vamos desbloqueando y transformando nuestros pensamientos sobre nosotros mismos nos resulta más fácil y agradable conectarnos con nuestra creatividad y encontrar la forma de expresarla y de realizar nuestros proyectos y obras y generar el retorno necesario para poder vivir como queremos haciendo lo que nos gusta.
Los pensamientos negativos acerca de nuestra creatividad suelen ser pensamientos derivados de creencias negativas sobre nosotros en general. Por ejemplo: si tenemos la creencia de que no merecemos o no somos bastante buenos como personas es posible que desarrollemos la idea negativa de que tampoco somos buenos como artistas y no merecemos realizarnos o tener éxito con nuestro arte.  Todas estas ideas pueden transformarse mediante herramientas de psicología espiritual y trabajo con afirmaciones. Esto hará que nuestra creatividad pueda proyectarse adecuadamente, ser reconocida y manifestarse en el mundo de la manera apropiada.
Por otro lado, trabajar con la respiración consciente nos permite ahondar en nuestra propia naturaleza para tener una conexión clara con la energía, es decir, mejor contacto con nosotros mismos. Este sería el trabajo más importante para estar cada vez más alineados con nuestro proyecto artístico, creativo o de vida.
Este trabajo interior a través de rebirthing nos permite no solamente liberar los bloqueos que limitan u obstaculizan la libre expresión de nuestra creatividad sino que a través de este proceso adquirimos herramientas, autoconocimiento, y una experiencia humana nueva y completamente diferente, la de nuestra propia transformación consciente. Este aprendizaje y experiencia es en sí mismo una fuente de creatividad y originalidad único, pues para cada persona es un camino diferente y personal, que aporta un forma de aprendizaje absolutamente único, y que al ser expresado puede ayudar a otras personas a encontrar también su camino personal, ya sea dentro del arte, de su propia sanación personal o de cualquier otro aspecto de la vida.