Cómo actúa el Rebirthing: emociones, pensamiento y respiración

Un hecho que se constata a través de la práctica de Rebirthing es el vínculo que conecta la respiración con las emociones y los pensamientos. Estos tres sistemas funcionan como tres engranajes de una misma maquinaria influyéndose mutuamente. Otro de los descubrimientos que ha revelado la respiración consciente es lo que en Rebirthing llamamos trauma del nacimiento. Se trata de una memoria inconsciente de las experiencias que el bebé vivió durante el parto. Situaciones como el corte prematuro del cordón umbilical, la separación prolongada de la madre al momento de nacer, cesáreas, uso de fórceps, y otras intervenciones sobre la madre o el bebé, suponen un shock para el recién nacido. Son las primeras experiencias que el bebé tiene del mundo físico y crean una huella emocional inconsciente marcada por emociones negativas como la rabia, el abandono, el miedo y otras. Estas experiencias también crean en la mente del bebé, las primeras creencias negativas sobre sí mismo y sobre el mundo: “no soy bienvenido”, “el mundo es peligroso”, “no merezco que me cuiden”, y otros pensamientos negativos con los cuales el bebé “se explica” lo que ha sucedido.

Esta memoria traumática del nacimiento se llama también guión natal. En rebirthing lo llamamos guión porque se puede representar como una historia que tendemos a repetir a lo largo de nuestra vida como adultos cada vez que comenzamos una nueva etapa. Si durante el parto hubo dolor, miedo, lucha, angustia u otras emociones negativas, es probable que experimentemos emociones parecidas al comenzar algo nuevo en nuestra vida, recreando así la historia de nuestro nacimiento. Es frecuente que personas que han nacido por cesárea sientan la necesidad de ser rescatadas de diferentes situaciones en su vida, a las personas que han nacido en un parto provocado les puede costar encontrar su propio ritmo para hacer las cosas, personas que han vivido intervenciones quirúrgicas durante el parto pueden acumular sentimientos de culpa por el dolor que ha sufrido la madre. Cada persona tiene un guión natal distinto que le afecta de manera inconsciente en su vida adulta. 

Esta memoria traumática del nacimiento, y otros traumas que sufren las personas a lo largo de su vida quedan impresos en la memoria celular afectando a nuestra respiración. Aparecen entonces las desviaciones de la respiración, patrones respiratorios disfuncionales que hacen que estas emociones primales no se puedan sentir a nivel consciente y queden almacenadas en el inconsciente, reduciendo la capacidad respiratoria. Cada memoria traumática genera una desviación de la respiración, una emoción negativa y un pensamiento negativo acerca del mundo o de uno mismo. Es por eso que en rebirthing se dice que "respiramos como vivimos", si nuestra respiración está muy limitada o probable que en nuestra vida experimentemos también esta limitación en diferentes áreas. 

La respiración es la llave que abre y cierra este sistema psicofisiológico. Para que las emociones permanezcan bloqueadas es necesario respirar de una forma irregular (cogiendo menos cantidad de aire, reteniéndolo, haciendo pausas, y de otras muchas formas). Al mismo tiempo esta emoción negativa generada durante la experiencia traumática permanece asociada a un pensamiento negativo específico que controla nuestra forma irregular de respirar. Cuando empleamos la técnica de respiración consciente de forma adecuada el mecanismo de represión de la emoción a través de la respiración y el pensamiento se abre y esto permite que la emoción sea liberada y la creencia negativa sea transformada.

Este es el mecanismo básico que actúa en la respiración consciente. Paso a paso nuestra respiración nos permite acceder a nuestro inconsciente para sanar y liberar las memorias traumáticas capa por capa. Y cada vez que sanamos una capa las emociones y pensamientos negativos se transforman en paz, alegría, claridad y equilibrio. Nuestro cuerpo se libera de tensiones y estrés y recupera el equilibrio de sus funciones. Nuestro organismo se depura de toxinas y nuestra mente se limpia de pensamientos y sentimientos negativos en un proceso natural guiado por la propia energía de la persona.